Atardecer en San Juan

Domingo. Comilona familiar, paella para ser más exactos, regada con un vino blanco fresquito.
Después de semejante exceso hay que entrar a la agua a “bajarlo” todo, sí o sí…
San Juan distaba mucho de ser esa ola limpia que me gusta, con el mar un poco tocado que pone las cosas complicadas para el longboard. Pero bueno, un baño tranquilo, prácticamente solo, sin demasiadas expectativas. Y si encima cuento con Félix en la orilla, jugando con los contraluces, pues perfecto. No hay queja!! (pichar sobre las fotos para verlas en grande)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s