El efecto revista

revista1

Corrían los primerísimos ochenta, y mi hermana estudiaba en San Sebastian. Un buen día se me ocurrió pedirle que fuera a comprarme una revista de surf a Pukas, de aquella casi el único sitio donde se podían encontrar.
La compró, me la metió en un sobre de esos marrón y la envió sobre la marcha: fué la primera de unas cuantas. No puedo describiros mi excitación cuando veía entre el correo aquellos sobres marrones con mi nombre: los abría, veía la portada de la revista y entraba en éxtasis absoluto.
Hay que dejar claro que la información relativa al surf en aquella época era cero, nada. Cualquier cosa, absolutamente cualquiera, era recibida con los brazos abiertos, y un número reciente de Surfer Magazine era un tesoro. Reconozco que empollaba las revistas; leía lo que podía y me aprendía los nombres, memorizaba las fotos… En serio que no es comparable a nada vivido posteriormente. Es más, a día de hoy, veo un sobre de esos marrones y me acuerdo de esos envios. Ah!, y ni que decir tiene que las guardo todas!

revista2

revista3

Anuncios

Un comentario

  1. Cuanta razón tienes, yo estaba suscrito a la revista surfer, y cada vez que llegaba a casa nos pasábamos horas mirando la revista y comentando las fotos. Ahora es más fácil y puedes ver cantidad de videos, pero la emoción de entoces no tiene comparación,que nostalgia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s